LA BIBLIA Y EL CANNABIS

Un ensayo sobre la relación de la marihuana y los textos sagrados
Iñigo Montoya de Guzmán
Investigador, sociólogo y profesor universitario. Miembro de diversas asociaciones cannábicas españolas, entre ellas la AICC (Asociación de Internautas del Cannabiscafé) y colaborador en diversas revistas del mismo tema (actualmente en la revista Yerba).
 
Reseñas - Contenido - Muestra de lectura - Página principal
 

 
 Reseñas:

"Iñigo Montoya nos presenta en esta obra un atrevido y sorprenderte estudio sobre Biblia. El libro gira entorno al aceite de unción, y a las últimas investigaciones realizadas por destacados etimólogos y lingüistas, antropólogos, botánicos y otros investigadores que afirman que el cánnabis era uno de los ingredientes principales de dicho aceite. Este óleo simboliza la consagración de los sacramentos, y era usado para ungir a profetas y reyes desde la antigüedad. El autor del libro sigue la pista de la palabra hebrea para el cáñamo, Kaneh-bosm (caña de aroma) a través de las sagradas escrituras, e investiga por quiénes y en qué ceremonias o ritos religiosos era utilizado. El libro se compone de setenta y siete tratados que podríamos dividir en cinco grandes enunciados: la historia del pueblo judío, Palestina año cero, Jesús, las conclusiones del autor y la bibliografía.

"Tras una interesante introducción sobre la Biblia, comienza el estudio de la misma con un amplio recorrido por la historia del pueblo judío a través de diversos textos como los libros apócrifos del Antiguo Testamento, el Apocalipsis según Abraham, o el Éxodo; es aquí donde aparecen las primeras referencias al Kaneh-bosm y al óleo sagrado, así como a los inciensos divinos y al árbol de la vida. Completan esta parte las leyendas del rey Saúl, el rey David, y el rey Salomón. El apartado dedicado a Jesús es el más extenso, en él encontramos todo lo relativo a la vida y a la repercusión histórica que tuvo este importante personaje; sus curaciones, su infancia, su figura y las de Juan Bautista o María Magdalena, la imposición de manos, las visiones sagradas, la última cena, la crucifixión o la subida a los cielos. El autor analiza e interpreta en profundidad el principio de fe, la historia de los primeros cristianos, y la figura de Pablo, disipando muchas de las falsas ideas sobre las diversas herejías perseguidas por la Iglesia Católica. Además entre los últimos capítulos de este apartado destacan por su importancia e influencia histórica los dedicados a los Gnósticos, los Cátaros, a la Iglesia Copta y al Rastafarismo, que puede que sean los que más relación guardan con el uso espiritual del cannabis. La obra concluye con las conclusiones, y una abundante bibliografía que reúne todos los libros citados por el autor para elaborar el estudio. El texto se completa con gran cantidad de notas a pie de página y aclaraciones sobre los temas más destacados o desconocidos para el lector.

"Una excelente lectura para estas Navidades, y una obra que no te puedes perder. Sólo conociendo la historia y nuestro pasado podremos transcender su ciego poder."

- Gonzalo Belchi Cruzado de la revista 'Spannabis'


"Este libro contiene más preguntas que respuestas y más incertidumbres que certezas. Un libro para ayudar a comprender y pensar. ¿Es posible que Jesús hubiera consumido cannabis?"

- solocannabis.com


Primeras impresiones de los lectores:

"Puedo asegurarte que este es para mí un auténtico regalo, firmemente apoyo el que continúes escribiendo ya que desde que descargue el ejemplar no pude dejar de leerlo salvo por breves e irreversibles momentos de necesidad por dormir en 3 días, la parte que más disfruto es a partir de los gnósticos, sin desmeritar los demás temas ya que cada uno tiene para mí su pertinente e importancia."

- Enrique


"Ciao sono francesca stavo cercando in internet due cristalli chiamati urim e tumin è apparso il tuo sito ...ora io non conosco lo spagnolo ma se c'è la traduzione del tuo libro in italiano mi piacerabbe leggerla."

- Francesca


"Te quiero felicitar por el ensayo que has hecho sobre Biblia y cannabis... Me gusta tu ensayo por su documentación, su objetividad, su exposición global del asunto y la profundización que has hecho sobre las fuentes presentadas."

- Juan María


"He alucinado con tu libro, Iñigo. Personalmente soy aficionado a la Historia y al cannabis y me parece un trabajo muy interesante. Lo que me choca es que te confieses católico y al mismo tiempo no tengas Fe. Yo soy ateo y eso creo que facilita las cosas a la hora de una investigación seria, no obstante, enhorabuena, al menos a mi me encanta tu ensayo."

- David


Inicio de página
 

 
Contenido:

Introducción .......... 13
El pueblo judío .......... 17
   Alimentos divinos .......... 22
   Libros apócrifos del Antiguo Testamento .......... 24
      El libro de Enoc .......... 25
      Esdras .......... 27
      Apocalipsis según Abraham .......... 28
      II y III Libro de Baruc .......... 29
   El Kaneh-bosm .......... 31
   Éxodo .......... 38
   Óleo sagrado .......... 42
   Las fantasías de Ezequiel .......... 43
   Las cinco referencias según Bennett .......... 44
   Los inciensos divinos .......... 52
   El árbol de la vida .......... 53
   Jacob .......... 62
   La unción de los reyes .......... 64
   El rey Saúl .......... 66
   El rey David .......... 70
   El rey Salomón .......... 71
   Los baales y Astarté .......... 74
Palestina año cero .......... 79
Jesús .......... 81
   Sus curaciones .......... 83
   Juan Bautista .......... 89
   El libro del Apocalipsis .......... 92
   El número de evangelios .......... 93
   Los Reyes Magos .......... 96
   Infancia de Jesucristo .......... 101
   ¿Nazareno o Nazoreo? .......... 105
   El Cristo .......... 107
   María Magdalena .......... 110
   El culto a Isis .......... 116
   La imposición de manos .......... 119
   Visiones .......... 119
   La última cena .......... 120
   La crucifixión .......... 121
   Subida a los cielos .......... 126
   El Espíritu del Señor .......... 128
   Principio de fe: la confirmación .......... 131
   Primeros cristianos .......... 135
   La figura de Pablo .......... 141
   Diversas herejías .......... 146
      El Gnosticismo      147
      El Maniqueísmo .......... 147
      El Pelagianismo .......... 148
      El Monofisismo .......... 148
      El Arrianismo .......... 148
      El Nestorianismo .......... 148
      Jacobitas .......... 148
      Melquitas .......... 149
      Maronitas .......... 149
      Bogomilitas .......... 149
      Los Patarinos .......... 150
      Los "Puros"    150
      Los Valdenses .......... 151
      Los místicos católicos y la corriente panteísta .......... 151
      Los herejes "Anarco-Sexuales" .......... 152
   Evangelios apócrifos del Nuevo Testamento .......... 152
      Evangelio de los doce o de los Ebionitas .......... 153
      Evangelio de los egipcios .......... 154
      Venganza del Salvador (Vindicta) .......... 155
      Logia de Oxirinco .......... 155
      Libro de San Juan Evangelista (El Teólogo) .......... 156
      Historia de José el carpintero .......... 158
      Evangelio de Tomás .......... 159
      Evangelio según Felipe .......... 163
   Los gnósticos .......... 173
   Los esenios .......... 176
      Los manuscritos del mar Muerto .......... 179
   La iglesia copta y la Iglesia Cóptica Etíope de Sión .......... 182
   Las cruzadas y los templarios .......... 189
   Los Cátaros .......... 197
   El Rastafarismo .......... 203
      Los Rastas y la Ganja .......... 206
      Características de la cultura rasta .......... 207
      Bob Marley .......... 208
   Los sueños .......... 210
   Pentecostés .......... 212
   El Simbolismo del aceite .......... 215
   La Cábala .......... 218
Conclusiones .......... 225
Bibliografía .......... 229

Inicio de página
 

 
Muestra de lectura:

El Kaneh-bosm


A pesar del volumen creciente de literatura sobre el cannabis, las rutas históricas de su difusión permanecen oscuras y existen referencias escasas a su papel en rituales mágicos o medicinales. Se considera que el término cannabis de origen indoeuropeo, concretamente escita. Los orígenes de la palabra "cannabis" latina provienen del cannabis griego; su raíz hebrea es "qaneh". Su origen es la palabra "qanum" del babilonio antiguo.

El pueblo de Israel utilizó poco el cáñamo como material para vestir, ya que utilizaban el lino y la lana. En la Biblia no existe ninguna referencia expresa al cannabis según algunos autores (Escohotado, 1999: 85). Lo que hace entender que no utilizan el cannabis pero esto es un error ya que los pueblos de su alrededor sí lo utilizan. Pero las primeras referencias claras al cannabis sin lugar a dudas en el mundo judío no ocurre hasta la Edad Media; la primera mención inequívoca se encuentra en el Talmud que reconocía cierta similitud entre el cannabis y la vid (por el tipo de intoxicación) pero también se cita el uso textil del cáñamo (Abel, 1980; Bofill, 2003: 39).

La cultura hebrea no es única y propia sino el producto de un sincretismo de culturas. Los hebreos tomaron de los fenicios, entre otras cosas, sus festividades litúrgicas (la de los ácimos, la siega, la cosecha y también el sábado como día de descanso) o la estructura arquitectónica del templo de Jerusalén. El hebreo es una variante de la lengua y escritura fenicia sometida a una evolución autónoma. Los hebreos dependieron del progreso técnico-cultural de los filisteos. También tomaron de la cultura mesopotámica, de hecho el padre de los judíos (Abraham) era de allí, las leyendas y los monstruos son de influencia asiria. Existe mucha influencia de la cultura egipcia, en el Éxodo se afirma que fueron los judíos esclavos de éstos. El nombre de Moisés es de origen egipcio; la corte de David y Salomón se asemejan a la corte egipcia. El Salmo 104 es un eco del célebre himno al sol del faraón Amenofis IV o Akenatón (siglo XIV a.C.); los Proverbios 22:17 y 24:22 se hacen eco de composiciones egipcias. También existe una transculturación de hititas, persas (conexión con el zoroastrismo; la resurrección de los muertos, los magos, el bien y el mal, etc.), la cultura helenística (la traducción de la Biblia al griego), etc. Entonces si entendemos que otras culturas vecinas conocían y utilizaban el cannabis ¿Por qué no los judíos?

La antropóloga Vera Rubin afirma que el cannabis aparece en el Antiguo Testamento como ritual y sagrado. El cannabis se consumía en los pueblos vecinos; babilonios, asirios, escitas. El cannabis era parte de la liturgia religiosa-chamanística desde el mesolítico.

En el Antiguo Testamento encontramos diversos textos en los que algunos autores afirman que se representa al cannabis aunque no tiene referencias directas (Abel, 1980). Para el investigador y médico británico C. Creighton afirma, en su obra Indications of the Hashish vice in the Old Testament (Las indicaciones del consumo de hachís en el Antiguo Testamento), que es posible que los judíos conocieran el cannabis, pero que siempre se alude de forma secreta, sutil, ingeniosa y alegórica. En el Antiguo Testamento existen media docena de pasajes donde existen referencias secretas al hachís (Creighton, 1903: 241-246). En concreto, su resina llamándola "miel" ("Debash" Desh-dalet, bet, sin), "panal" (iar-iod, ain, reix) o "rocío" (Cantar de Cantares 4:11 y 5:1; Proverbios 19:10 y 16:24; en Samuel 14:25-45), por sus propiedades embriagadoras. Creighton también sugiere que la locura de Saúl, la fuerza de Jonatán y Sansón y las visiones de Ezequiel (en el 592 a.C.) sea causa del cannabis. El investigador alemán Immanuel Löw en su obra "Die Flora der Juden" (1926) identificó varias referencias hebreas antiguas al cannabis, como incienso, como comida y como tela.

Pero las primeras evidencias sólidas del uso hebreo de cannabis fueron establecidas por la investigadora y etimóloga polaca Sara Benetowa o Sula Benet, del Instituto de Ciencias Antropológicas de Varsovia que publica en 1936 la investigación "El cáñamo en las creencias y las costumbres populares" (Benet, 1975: 39-51). Afirma que el cannabis tiene un origen del idioma semítico y no escita. Generalmente se pensaba que el término "cannabis" es de origen escita pero Benet mostró que tiene un origen más temprano en los idiomas semíticos como el hebreo. Los escitas iraníes se relacionaron con los medos, que eran vecinos de los semitas y pudieron asimilar así la palabra. Los semitas también pudieron extender la palabra durante sus migraciones a través de Asia Menor. Las palabras de uso cotidiano adoptaron nombres locales pero las palabras de los productos de importación conservaron su nombre extranjero. Así, el cannabis era para los semitas un artículo caro con el que se comercializaba, este producto mantuvo su nombre extranjero con el que vino. Los escitas invadieron Judea y Siria en el 625 a.C.

Según Benet en el texto hebreo original del Antiguo Testamento existen referencias al cannabis, como incienso integrante de la celebración religiosa y como embriagador (Benet, 1936). Benet también lo documentó en la traducción aramea del Antiguo Testamento, el Targun Onculos. El cáñamo es llamado "kaneh bosm", QNHBSHM, o en hebreo tradicional kannabos o kannabus. La palabra "kaneh" o "keneh", escrito QNH, se utiliza solo o vinculado a "bosm", escrito SBM, que es el adjetivo en hebreo o "busma" en el arameo, cuyo significado es aromático. La raíz "kan" es caña o "cáñamo" y "bosm" significa "aromático". Es la "canna" en sánscrito; el "qunnabu" en asirio; el "kenab" persa; el "kannab" en árabe y el "kanbun" en caldeo. Esta palabra aparece en Éxodo 30:23 (se sabe que era un ingrediente del aceite santo); Cantar de Cantares 4:14; Isaías 43:24 (se sabe que es raro y costoso); Jeremías 6:20 y Ezequiel 27:19 (se conoce por estas dos referencias que se importaba de un lugar lejano).

En el curso de la historia las dos palabras "kaneh" y "bosm" se fundieron en una única palabra "kannabos" o "kannabus" que se encuentra en la Mishna, el cuerpo de la ley hebrea tradicional. La palabra lleva una similitud inequívoca al escita "cannabis".

Benet defiende la idea de que la palabra "cannabis" en hebreo era conocido en tiempos del Antiguo Testamento por el pueblo israelita y que luego pasó dicha palabra del semita al escita. Sara afirma que existe un parecido asombroso entre el semítico "kanbos" y el "cannabis" escita; esto le llevó a suponer que la palabra escita era de origen semítico. Los escitas iraníes probablemente se relacionaron con los medos, vecinos de los semitas y pudieron asimilar la palabra "cannabis" de forma fácil. Los semitas también pudieron extender la palabra durante sus migraciones a través de Asia Menor.

Además afirma que aparece en el texto hebreo original del Antiguo Testamento utilizado como incienso, como parte integra de la celebración religiosa y como embriagador (Benet, 1975). El humo del incienso fue considerado parte del culto agradables a Dios en templos asirios y babilónicos (Meissner, 1925: 84) (como por ejemplo en Proverbios 27:9 se dice que los humos del incienso "regocijan el corazón").

Benet demostró que la palabra para el cannabis es Kaneh-bosm, en hebreo tradicional Kaneh o Kannabus. En muchos idiomas antiguos, inclusive el hebreo, la raíz "Kan" tiene el doble significado de "caña" o "cáñamo" y "bosm" significa "aromático". La caña en hebreo es qaneh (1 Re 14:15); caña arundo donax (Is 42:3; Ez 27:19; Cant 4:14). El qaneh es seguramente una abreviación de qaneh tôb "caña aromática" (Jer 6:20) o qaneh bosem "Caña balsámica" (Ex 30: 23) y designa, según algunos investigadores, el "bastón aromático" o "caña olorosa", planta que afirman existe en las marismas de la India y de Arabia cuyas raíces producen un aceite aromático (Bogaert & Col. 1993:277); tal planta es inexistente (Is 42:3; Ez 27:19; Cant 4:14; Ex 30:23; Jer 6:20). En muchas traducciones de la Biblia encontramos el "kaneh bosm" traducido como "cálamo" o "caña aromática". El cálamo es una planta de pantano muy común y barata que no tiene ni la calidad ni los valores atribuidos al "kaneh bosm".

Pero encontramos bastantes confusiones sobre la identidad botánica del "kaneh bosm". Otros investigadores opinan que el "bosem" designa el arbusto commiphora opobamasum (mencionado en Cant 5:1, 13; 6:2 y 8:14) y a su producto, que es un líquido resinoso de color verde claro. La reina de Saba ofreció bálsamo a Salomón (1 Re 10:2, 25). También había bálsamo en el tesoro del rey Ezequías (2 Re 20:13; Is 39:2) y era objeto de tráfico entre Tiro de una parte y Sebá y Ramá de otra (Ez 27:22). Se utilizó el bálsamo para el amortajamiento (2 Cro 16:14; Mc 16:1; Lc 23:56; 21:1 y Jn 19:40). Era un producto de belleza para los israelitas (Can 4:10; 14:16; Is 3:24). Yehudah Félix ha escrito diferentes libros sobre la vegetación bíblica (1957); "La naturaleza en la Tierra Bíblica" (1992) y "Los bosques y las plantas ornamentales" (1997); afirma que el "kaneh bosm" es la canela.

Me pregunto si ya que el hebreo antiguo y más aún el arameo no eran lenguas arias, es decir indogermánicas, y por lo tanto las referencias a los usos místico-terapéuticos de la marihuana entre subculturas de clan propias de bandoleros del desierto ("habiru", la etimología Altoegipcia más antigua para referirse a hebreos e hicsos literalmente significa "salteadores de caminos") no podían estar en ninguna raíz sánscrita ni relacionada pues en la India, se dice "ganj" porque la marihuana silvestre comenzó a ser detectada y fumada a orillas del Ganges, digo, pues, si la raíz Cannabis no vendrá de Canaán, tomando en cuenta que la fitogeografía antigua de dicha región (examinable a la perfección en el polen fósil presente en la Sábana Santa, si fuera auténtica) indicará que también las orillas del Jordán eran ricas en esta planta. En tal caso, cananeos habrían sido llamados sus primitivos habitantes por su afición ritual y tal vez social al Cannabis.

El profesor Stanley Moore, presidente del Departamento de Filosofía de la Universidad de Wisconsin-Olatteville, ha declarado esas referencias bíblicas a "hierbas aromáticas" y "humos" podrían significar drogas psicoactivas usadas para rituales. Afirma que la utilización de las drogas es tan vieja como la religión. Los judíos y los cristianos occidentales huyen de las drogas psicoactivas en sus prácticas de fe, son la excepción, no la norma. En 1980 la Universidad Hebrea de Israel confirmó tal hallazgo (el profesor Benny Shanon) y el antropólogo Weston La Barre (1980) afirmó las referencias bíblicas del "kaneh bosm" en un ensayo. También el periódico británico British Journal New Scientist publicó un artículo respecto al tema (Malyor y Herman, 1980). El historiador Ethan Russo ha concluido con esta misma identificación; también los lingüistas de la Universidad de Boston, los profesores Carl Ruck y Blaise Staples, junto con el botánico Robert Carnell; además de Immanuelle Lowe; Richard Evans Schulter, William Emboden o Glen Menzies (profesor de estudios bíblicos).

El incienso y el aceite de unción son una parte muy importante para los judíos que servían a Dios. El cannabis era uno de los ingredientes constitutivos de él. Es posible que la clase sacerdotal pensara que fuera bueno guardar los ingredientes de forma confidencial. Si había que traducir los textos a otro idioma, como al griego, sería mejor disimularlo para no transmitir la receta al mundo entero. Afirmar que algún profeta estaba colocado cuando hablaba con Dios puede desafiar la legitimidad de las Santas Escrituras.

El primer escritor occidental que abiertamente hizo pensar que el cannabis se menciona en el Antiguo Testamento era Gerard de Nerval, en el siglo XIX. Tiene un cuento en el que Avicena, un alquimista medieval, hace un comentario sobre una referencia al hachís en el Cantar de Cantares (Nerval ató mucho los mitos que rodean los orígenes de la francmasonería).

El bálsamo entraba en la composición de los perfumes sagrados (Ex 25:6; 30:34; 35:8, 28; 1 Cro 9:29). También se utilizó para curar heridas (Jer 8:22; 46:11 y 51:8). En el Salmo 84:7 aparece el valle balsamera; traducido como el valle de lágrimas (relacionado con la palabra hebrea "bakah" que es llorar) ya que el arbusto segrega de sus ramas una resina que parece llorar.


Inicio de página
Arco Iris
Iñigo Montoya de Guzmán
LA BIBLIA Y EL CANNABIS
21×15 cm - 232 pág.
ISBN: 978-84-933354-6-5
PVP: 13,00 EUR

Ya disponible como libro electrónico.
(Formato PDF - 0,9 MB). Más detalles

Arco Iris
Volver a publicaciones - Página de bienvenida - Pedidos
Arco Iris